Cada vez que saques a pasear a su perro o gato lleve dos bolsas: una de papel y una de nylon. Esta última es para proteger la mano al momento de recoger la feca y la de papel para depositar el excremento. Deposite ambas en un contenedor de basura.