Los colchones botados en la vía pública facilitan la generación de MICROBASURALES los que invitan a plagas como las ratas que son peligrosas para el ser humano